Tu tienda online,
con mas de 6000 artículos.
Comercial Juan Murillo, S.L. •  tel. +34 964 40 77 77 •  e-mail: info@calemur.es

Consejos para el Ahorro de Energía.

¿Sabía usted que las pequeñas cosas que ayudan para salvar nuestro medio ambiente también pueden ayudarle a ahorrar dinero? Siguiendo estos consejos a continuación, podrá realmente ver el ahorro en sus gastos de energía.



Ahorra en tu calefacción.

No enfriéis ni calentéis la casa en exceso. Una temperatura interior de 19 a 20 grados cuando hace frío da una buena sensación de confort durante el día, y se puede bajar a 16-17 grados por la noche. Cuando hace calor, una temperatura interior de 25 grados es suficiente para tener un ambiente de bienestar. El ambiente de la casa no debe ser el opuesto al que corresponde a la estación del año. Por cada grado que aumente la calefacción o la refrigeración se consumirá un 8% más de energía.
Dedicad diez minutos diarios a renovar el aire y ventilar el hogar. La hora adecuada dependerá de la temperatura externa (mediodía cuando hace frío, primera hora de la mañana cuando hace calor). Apagad la calefacción durante la noche y no la encendáis por la mañana hasta que la casa esté bien ventilada y se hayan cerrado todas las ventanas.
Las calefacciones centralizadas de gas son las que permiten un funcionamiento más económico, con un mantenimiento adecuado de sus calderas. Cada radiador debe tener una llave propia que permita el funcionamiento autónomo. No los cubráis con muebles o elementos decorativos. No es recomendable hacer servir la calefacción eléctrica por su baja eficiencia energética en el proceso de generación de electricidad.
La calefacción se puede regular mediante válvulas termostáticas en cada radiador o mediante un regulador programador para la caldera. Este sistema permite importantes ahorros de energía (entre un 8 y un 13%).
No espere a que se estropee el equipo: un mantenimiento adecuado de su caldera le ahorrará hasta un 15% de energía.
El aire contenido en el interior de los radiadores dificulta la transmisión de calor desde el agua caliente al exterior. Es conveniente purgar este aire al menos una vez al año, al inicio de la temporada de calefacción. En el momento que deje de salir aire y comience a salir sólo agua, habrá terminado la purga.


Ahorra en tu aire acondicionado.

Coloque los equipos de aire acondicionado (tanto unidades interiores como exteriores) de tal modo que les dé el sol lo menos posible y haya una buena circulación del aire.
Apague el equipo de aire acondicionado cuando no haya nadie en casa o en la habitación que esté climatizando.
Regule adecuadamente la temperatura de la estancia, manteniéndola entre los 22º y los 25ºC. Según aumente la humedad será necesario reducir la temperatura para mantener la misma sensación térmica. La temperatura recomendada en los meses de verano es de 25º C. Una diferencia con la temperatura exterior de más de 12º C no es saludable y cada grado que disminuya la temperatura estará consumiendo un 8% más de energía.
Cuando encienda el equipo de aire acondicionado, no ajuste el termostato a una temperatura inferior a la deseada: no enfriará más rápido y resulta un gasto innecesario de consumo eléctrico.
El mantenimiento de los equipos y la limpieza son esenciales para su funcionamiento óptimo. Los filtros de aire sucios afectan el funcionamiento y consumen energía. Límpielos una vez cada dos semanas o, como mínimo, una vez al mes.
Instale un termostato si su unidad de aire acondicionado no lo tiene incorporado o si no proporciona información precisa sobre la temperatura. Evite que el termostato esté próximo a fuentes de calor como bombillas, radiación solar, etcétera.
En lo que a humedad relativa del aire se refiere, los valores deben situarse entre el 40% y el 60%.


Ahorra agua caliente.

Los sistemas de calentamiento de agua actuales son de dos tipos: calentamiento instantáneo (calentamiento de gas que se puede combinar también para calefacción) o calentamiento por acumulación (que puede ser de gas para instalaciones comunitarias, o de termos eléctricos individuales).
Los sistemas de calentamiento instantáneo no son aconsejables en viviendas con más de un cuarto de baño. Implican un derroche de energía innecesario a causa de los cambios de caudal y de calentamiento de las cañerías de largo recorrido.
En general, los sistemas de acumulación son más recomendables desde el punto de vista energético. El sistema más eficiente y económico sería el de un acumulador de agua caliente calentado por gas, con retorno y programable, aunque exige disponer de un espacio suplementario de instalación. En el caso de los sistemas eléctricos es aconsejable disponer de un reloj de conexión que se pueda programar ajustándolo al horario de uso.
Se debe regular la temperatura del calentador a unos 41 o 42 grados. Es más que suficiente para la higiene y para calentar las cañerías. Evitad tener que bajar la temperatura excesiva del agua caliente mezclándola con agua fría.
Abrir el grifo de agua caliente para poco rato no da agua caliente y, además, consume energía.
Debemos ducharnos y no bañarnos; así ahorraremos energía y agua. Ante los 30 – 40 litros por ducha, se consumen entre 100 –130 litros por baño (entre 4 y 5 veces más).
Si se dispone de espacio se debe recordar siempre que el sistema más eficiente energéticamente y más respetuoso con el medio ambiente es el de paneles de energía solar térmica, que ya se comercializan en versiones muy adaptadas a varios usos.
Es muy importante que los depósitos acumuladores y las tuberías de distribución de agua caliente estén bien aislados.
Racionalice el consumo de agua. No deje los grifos abiertos inútilmente (en el lavado, en el afeitado, en el cepillado de dientes).
Existen en el mercado cabezales de ducha de bajo consumo que permiten un aseo cómodo, gastando la mitad de agua y, por tanto, de energía.
En los grifos se pueden colocar reductores de caudal (aireadores).
Los reguladores de temperatura con termostato, principalmente para la ducha, pueden ahorrar entre un 4% y un 6% de energía.
Si un cuarto de baño, o cocina, todavía tiene grifos independientes para el agua caliente y el agua fría, cámbielos por un único grifo de mezcla (monomando). Los sistemas de doble pulsador o de descarga parcial para la cisterna del inodoro ahorran una gran cantidad de agua.

Procesando...
Optimizado para la resolución 1280x1024. El mejor navegador para ver este sitio web es Mozilla Firefox - se puede descargar desde aquí.
Diseño i programación – Comercial Juan Murillo, S.L.
valid-html5 firefox